LA CANCIÓN DEL PARIA

"... y siempre voy vagando... y si algún día siente, mi espíritu, apagarse la fe que lo alumbró, sabré morir de angustia, más, sin doblar la frente, sabré matar mi alma... pero arrastrarla no" (O. Fernández Ríos)

jueves, 12 de diciembre de 2013

URUGUAY Y LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE 1928 - Revista El Gráfico de Argentina

"El Gráfico" de Argentina - 1928
ACTITUD, CONVICCIÓN
Estimado Pepe:
                        La razón por la cual mi amigo Carlos me prestó El Gráfico de 1928 es que hablan de Uruguay y las próximas Olimpíadas en Holanda. Pero también me atraparon otros datos curiosos. Fijate cómo le decían a los arqueros cuando les hacían un gol: “Tirate que hay aserrín. Arrancame ese racimo. Cachala por el tiento. Fijate si está cara o ceca. Es inútil que te acuestes, no vas a poder dormir. Si no la ves prendé la luz. Barajala en la uña. Mordé el piripicho. Hacé vista. Disculpa si te vandié.”
                        Pero vayamos a lo serio. “Argentinos y uruguayos. La chance de uno y otro team en el certamen mundial. La representación argentina a la Olimpíada de Amsterdam ha realizado, en verdad, una campaña preolímpica muy poco satisfactoria. De tres matches uno fue empatado, otro ganado y el restante perdido por un total de 3 goles a favor y 4 en contra. Esto no significa, indudablemente, que el team nuestro carezca de chance en la Olimpíada, pero sí que todo optimismo exagerado está perfectamente demás. De los uruguayos nada puede decirse en contra; sus matches fueron jugados contra teams débiles de El Havre y Rouen, los cuales fueron batidos por altos scorers, sin que los uruguayos debieran apremiarse en ningún momento. Fueron verdaderos matches de entrenamiento…”
                        Sigamos con El Gráfico 1928: “Ha existido, pues, mucha mayor habilidad en los representantes uruguayos que en los nuestros, y si de los resultados expuestos no puede deducirse en realidad de verdad, nada en pro del uno o del otro con respecto a su chance olímpica, lo más lógico es suponer que, por lo menos, los dirigentes del “once” uruguayo entienden más de organización que los argentinos. Actualmente y pese a los resultados habidos, los unos y los otros, ya en sus respectivos campos de concentración en Amsterdam, se entrenan con suma dedicación, optimismo y entusiasmo. Nada significará para el team argentino el último contraste, si se consigue hacer lo que no se ha hecho todavía. Vale decir, elegir el conjunto titular y el suplente y que ambos jueguen el uno contra el otro hasta conseguir la coordinación necesaria para que sean conjuntos y no simplemente teams de once jugadores…”
                        La vanguardia hace llevar ventaja, como lo fue la participación olímpica en París. Por otra parte, cierto que no hay que vender el oso antes de cazarlo, pero la mentalidad con la que se encara una actividad puede ser determinante. De las palabras de El Gráfico se desprende lo que era el ambiente olímpico previo y de cómo llegaban uno y otro equipo rioplatense a una justa que es actualmente una de las estrellas en la camiseta oriental.
"El Gráfico" de Argentina - 1928
                        El Gráfico: “…no resulta lógico ni bien fundamentada la creencia de que nuestro team debe vencer al uruguayo, así como así. Lo más probable es que si los nuestros no han logrado armonizar bien y les correspondiera medirse con los celestes, la peor parte nos toque sentirla con un resultado más bien adverso, máxime si se tiene en cuenta que para esta lucha tradicional, los uruguayos ya son avezados y los nuestros actúan como bisoños y pueden sentir más las consecuencias del ambiente extraño en que les corresponde actuar…”

                        La final terminó empatada a uno. Se jugó una segunda final donde Uruguay alineó varios jugadores diferentes (no existían los cambios durante el partido) y ganó 2-1 la celeste. Y hay más noticias para este boletín Pepe. Chau, no me hagas caso.
(Publicado en Semanario Entrega 2000 de Mercedes, Uruguay en noviembre 2013)