LA CANCIÓN DEL PARIA

"... y siempre voy vagando... y si algún día siente, mi espíritu, apagarse la fe que lo alumbró, sabré morir de angustia, más, sin doblar la frente, sabré matar mi alma... pero arrastrarla no" (O. Fernández Ríos)

viernes, 13 de diciembre de 2013

LA EVOLUCIÓN DEL FÚTBOL URUGUAYO - "El Gráfico" de 1928

Revista "El Gráfico" de 1928 - Argentina
EL PARTIDO IMAGINARIO
Estimado Pepe:
                        El Gráfico de 1928: “La evolución del football uruguayo. El team olímpico fue sin duda el más completo”.
                        Sobre que todo tiempo pasado fue mejor: “Se han purificado los recuerdos y las escenas emotivas de entonces aparecen desprovistas de los detalles que pudieran afectarlas. El pasado revive para ellos y experimentan la fugaz alegría de verse nuevamente jóvenes. La juventud pasada siempre ha sido mejor que la actual. En todos los tiempos ha ocurrido el mismo fenómeno, porque los hombres, al elogiar la época de sus actuaciones juveniles, indirectamente se elogian a sí mismos. La manera de mirar cambia con el tiempo. Las pupilas retienen escenas que se embellecen en la frecuente evocación…”
"El Gráfico" 1928
            Y aparece el muchacho de la calle: “En los primeros tiempos de esa lucha, que luego sería tradicional entre los dos puntales más fuertes del football uruguayo, el deporte era, puede decirse, jugado por intuición. No existía ni lejanamente la armonía que más tarde logró y se hacía más derroche de energías que de habilidades. Faltaban en ese entonces los conocimientos técnicos por una parte y la experiencia por otra; esa experiencia que le daría al football uruguayo fisonomía propia. Era jugado por muchachos estudiantes y por ingleses radicados en el país, pues no había hecho su entrada el muchacho de la calle, el improvisador de las jugadas, el jugador de rápida concepción, el verdadero artista. Se pretendía seguir a los ingleses que solían hacer algunas exhibiciones cuando los barcos de guerra tocaban en Montevideo…”
                        La comparación de los equipos uruguayos del 24 y el 12: “En 1912 el football uruguayo dejó para siempre de ser jugado a lo gaucho. La línea delantera internacional fue siempre lo mejor de los equipos montevideanos, era integrada por cinco muchachos producto de los “campitos”, en los cuales jugaban hasta que hubiera luz”.
José Piendibene
                        Piendibene cambió todo para siempre: “Reconozcamos una deuda. La cátedra de buen football que dictó en los fields del Río de la Plata esa formidable línea que muchos aseguran no haber sido superada, fue de decisiva influencia en el progreso del popular deporte de estas tierras. Piendibene, a quien Buenos Aires le adjudicó generosamente el título de Maestro, significa el profesor ante quien el football sudamericano tiene una deuda impagable. Su llegada dio una nueva faz al football, mejoró sensiblemente la técnica, le otorgó la personalidad que necesitaba para que se distinguiera de todos los demás practicados por lejanos países. La influencia fue mayor en Montevideo, aunque en Buenos Aires también quedó algo de sus prédicas; pero desde su llegada las cosas cambiaron para siempre…”

                        Pero el team del 24 fue mejor que el del 12: “Mientras las combinaciones del team del 12 eran a manera de abanico, con pases cortos y horizontales, el olímpico hacía sus pases en forma de ángulos, bastándole dos o tres a lo sumo para llegar cerca del arco adversario. En aquel encuentro en que el arquero de Boca salvó a su team de una derrota aplastante, el olímpico evidenció que era el team más capaz de cuantos haya podido formar el Uruguay. Creo, y digo esto con todo respeto, que el team del 24 habría batido fácilmente al legendario del 12”.
(Publicado en Semanario Entrega 2000 de Mercedes, Uruguay, en noviembre 2013)