LA CANCIÓN DEL PARIA

"... y siempre voy vagando... y si algún día siente, mi espíritu, apagarse la fe que lo alumbró, sabré morir de angustia, más, sin doblar la frente, sabré matar mi alma... pero arrastrarla no" (O. Fernández Ríos)

viernes, 29 de enero de 2010

MAR MEDITERRÁNEO - Video

video Aquí se puede pasar un buen rato tomando sol de invierno, en la pequeña bahía de Santa Ponsa, Mallorca. No tiene la magia del río Negro, ya lo sé, pero también es un buen lugar para vagar. A diez minutos de mi casa caminando es el lugar del desembarco del rey Jaime cuando recupera Mallorca de los moros en 1229.

martes, 26 de enero de 2010

EL BAR DO ARANTE - FLORIANÓPOLIS

He tenido el privilegio de conocer la isla de Florianópolis en repetidos viajes y de vivir estos últimos 9 años en la isla de Mallorca y puedo asegurar que las dos son muy hermosas y a la vez diferentes. Ambas son turísticas y tienen hermosas playas y zonas naturales. Traigo a la memoria esta foto del Bar do Arante porque simboliza la parte más natural de la isla de Florianópolis o isla de la magia. En Pántano do Sul, obviamente al sur, existe este restaurante lleno de mensajes en sus paredes y techo. Los mochileros de la década del 70 comenzaron a dejar mensajes a sus compañeros y luego los clientes han ido completando el espíritu de este restaurante al que no se debe dejar de ir. Playa de pescadores también y un restaurante este de Arante que obliga a comer pescado, aunque no estemos acostumbrados, pero que se saborea con muchas ganas. La primer vez que fuimos nos recibió el propio Arante con aguardientes de cortesía. Desde aquí se puede ir caminando o en auto hasta Playa Solidao y subir su morro, quizás el lugar que he encontrado en mi vida que pueda decirse que es lo más cercano al paraíso. Valga el recuerdo para todos los compañeros que fueron conmigo a Florianópolis en mis cinco viajes y espero que todos conozcan el Bar do Arante y Solidao. Sé que algún día volveré a visitar estos lugares y volveré a dejar mensajes, que seguro los anteriores fueron cubiertos por otros.

sábado, 23 de enero de 2010

"CARTAS" - "El acordeonista de la calle Olmos" (relato 20)

Mimos de diferente calidad y disfraces con mucho de arte dan a Palma, como a tantas ciudades, el toque distinto en sus calles más transitadas, sobre todo peatonales, en plazas o lugares de gran interés turístico.
Sobre la calle San Miguel se encuentran muchos pintores que exhiben sus creaciones mientras pintan, quizás por encargo. Bajando por la peatonal Olmos un músico hacía gemir su acordeón ("uno busca lleno de esperanzas..."). Sentado en pequeña silla, sobre un costado el estuche donde guardar su instrumento musical y a su frente el clásico gorro o lugar de depósito de algunas monedas que hacen el sustento diario.
El Municipio de Palma exige a los artistas de la calle. La ordenanza resulta clara para no actuar siempre en el mismo lugar o no repetir canciones.
El pensamiento de gobierno seguro apunta a ofrecer una mejor versión de la Palma cultural callejera. Tanto es así que las estatuas vivientes también deben alcanzar ciertos requisitos artísticos.
Mientras tanto el acordeón de la calle Olmos continuaba con su lamento ("el camino que los sueños prometieron a sus ansias...").
En la calle los hay faquires, robots, héroes animados, soldados históricos, mimos inmaculados de blanco. Muchos provienen de América del Sur y de Europa del Este. Los que hacen de la música su modo de vida llegan con sus instrumentos y por lo tanto existe variedad musical. El repertorio pasa por lo tradicional mexicano hasta la lírica impecable de un par de voces de hombre y mujer que hacen emerger la emoción.
("Sabe que la lucha es cruel y es mucha, pero lucha y se desangra con la fe que lo empecina...")... es el mensaje que continúa emitiendo el acordeonista de la calle Olmos. Por otro lado, seguramente, el castaño guitarrista estará interpretando las notas que de Aranjuez son su concierto. Arte callejero, de los que viven de la diaria, los que disfrutan con su talento y lo enseñan, los que quizás lo hacen como segunda actividad o ingreso. Quien sabe, habría que preguntarles. Pero sí sabemos que varios son de los recién llegados, los llamados inmigrantes. Por la Plaza España o la Mayor o por la Catedral.
Quienes caminan a su costado los valoran, los escuchan a pesar de la mirada indiferente, algunas manos alargan monedas y otras generan el aplauso. Los que gobiernan velan por la calidad del arte callejero, a la par que los diarios se alarman del alto nivel de fracaso escolar en el reino ibérico, (consecuencias del desarrollo).
("Uno va arrastrándose entre espinas y en su afán de dar su amor..."), mantiene su letargo discepoliano el acordeonista, mientras un mar de gente camina hamacándose para dar paso, en la mañana trabajadora después de las fiestas. Amenizadas navidades por los musicales de la televisión, donde simples letras de amor adolescente hacen de la música un simple comercio vacío en contenido. Tan distinto comercio al del arte de la calle.
Seguro que no le hace falta voz a las blanquinegras teclas ni al fuelle musical. Más de uno pasará indiferente, simplemente escuchando una triste melodía de algún desconocido autor. Algunos sentirán que tus raíces te dan un golpecito en los hombros, como para que no te olvides.
Aunque sea para unos pocos la magia llegó a la calle Olmos, mientras se ("sufre y se destroza hasta entender, que uno se ha quedao sin corazón").

miércoles, 20 de enero de 2010

SUBIDA AL PUIG DE GALATZÓ



El sábado 16 enero 2010 Camilo y yo subimos al Puig de Galatzó (1027 ms.), la cima más alta del municipio de Calviá. Desde la finca Galatzó por la senda que va a Ses Planes (52 minutos caminando) y a partir de allí ir subiendo la montaña, previo bajar por un valle. Experiencia positiva que demandó seis horas entre ida y regreso. La subida tiene dificultades pero en sólo algunos tramos debe uno ayudarse de sus manos, además llevábamos unos palos bastones recogidos en el camino. De cualquier modo a 15 ms. de la cima tuvimos sensación de inseguridad y por lo tanto evitamos riesgos y no subimos a la cima. Por otra parte tenemos pendiente subir nuevamente pero por el otro lado de la montaña, que es el más usado y aparentemente más accesible para montañeros inexpertos como nosotros. Entre las nubes tomamos varias fotos y por mi parte llegué a mi casa bastante cansado. Pero fue un desafío superado. Las vistas son hermosas y la sensación de paz impresionante. Además algunas cabras salvajes por el camino.

viernes, 15 de enero de 2010

PUIG DE SA MORISCA


Desde 1203 hasta 1229 los árabes almohades habitaron el Puig de Sa Morisca en Santa Ponsa. Controlaban la bahía desde la altura en donde se han recuperado estructuras que representan habitaciones y viviendas de esa época.
































Al fondo el pico nevado del Puig de Galatzó, la mayor altura del Municipio de Calviá (1027 ms.)

miércoles, 13 de enero de 2010

"CARTAS" - "Marcelo" (relato 19)

En la foto estoy en la playita de Villa Soriano, sacada el mismo día en que conocí a Marcelo.
MARCELO
"Puerto de la Salud, a noviembre 27 del 2007, en la playita de las curativas aguas del Río que viene hacia nosotros.

Hablando solo lo encontraron. 12 años decía tener y pescaba a la orilla del río. Más correcto sería decir que intentaba pescar, aunque cualquiera diría que estaba jugando.
Un buzo viejo de lana roja, descolorido, servía para que un pescado grande y muerto se hamacara dentro de él. El niño estaba en cuclillas, metidos los pies en aguas levemente crecidas.
Cardúmenes de pequeñísimas mojarras danzaban junto al niño. En un ir y venir se metían en el buzo rojo, picoteando carne del pescado, herido fuerte en un costado.
El niño hablaba, quien sabe si a las mojarritas o al pescado. Quien sabe si hablaba sólo para él o a quien.
No le importó la llegada de un auto del cual una familia descendió para sentarse o caminar disfrutando de un paisaje bello en una soledad de inmensa paz.
La familia había estado enfrente, en el muelle, dejándose acariciar por el sol, escuchando los sonidos de la naturaleza, elogiando la tranquilidad de las aguas y el entorno de la muy noble, leal y valerosa. De vez en cuando comentaban del bello paisaje a su derecha, playita de la antigua villa. Hasta que allí marcharon, donde según se veía, nadie parecía estar.
Es que de lejos, efectivamente, el niño no parecía estar.
"Mi padre está en el cielo", dijo Marcelo. "Se subió a un árbol y se cayó".
El niño iba a la escuela, en dos días más cumpliría 13. Su abuela, ingresada en un hospital distante kilómetros, se había lastimado la mano.
De repente, el niño dejó buzo rojo y pescado muerto, corriendo unos pasos dijo que ahí se bañaba y se metió en las aguas. Sintiendo un poco de frío salió, cruzadas las manos en el pecho, chorreando agua de su apretado pantaloncito negro corto lleno de agujeros.
La familia seguía allí y la señora le ofreció un poco de comida picada con algo de pan. El niño se sentó en el pasto al cobijo del sol, la mirada fija comiendo y escuchando que algunos se acercaban dijo sin levantar la vista: "son mis amigos, aunque a veces me pelean".
El de la bicicleta pasó a sus espaldas bien cerca, como desafiando. Los otros siguieron de largo. Nadie dijo nada y Marcelo ni siquiera alzó su mirada.
Un par de veces rechazó de regalo un gorro. Ante la insistencia preguntó si realmente no lo necesitaban para finalmente aceptarlo y así entonces la familia se marchó.
El niño otra vez solo, aparentemente solo. Niño conversador con sus compañeritas mojarras, que conversa solo, jugando. Jugando en la naturaleza y solo, o con la naturaleza, sin la necesidad de modernos botones, (aparentemente), feliz.
Será difícil volver a encontrarse con Marcelo. Quien sabe cómo habrá pasado su día de cumpleaños."



viernes, 8 de enero de 2010

DANIEL GRISI RECUERDA A W. MAROTTA

En correo con múltiples destinatarios, recibido hace algunos días, Daniel Grisi mencionó a mi padre. Hacía alusión a diferencias del escudo original de Soriano con el que se ve en algunas páginas de internet. Agradecemos a Daniel que mantenga el aprecio y cariño para con W. Marotta. Así recibimos:
"Wilde Marotta fue sin duda una de las grandes personalidades de este departamento. Una figura que nos trasciende a todos los sorianenses por encima de banderas políticas.
Podría citar muchísimos logros de su vastísima, peculiar y variada actividad cultural, artística y social.
Como funcionario municipal fue una verdadera institución. Un arquitecto sin título. Un artista plástico genial.
Hay quienes piden que una calle de Mercedes lleve su nombre. Nada sería más justo cuando hay calles y plazas con nombres de individuos a los cuales nada les debemos...
Marotta es, entre otros cientos de cosas, el autor del escudo de Soriano que hasta hace unos años los sorianenses lucíamos con orgullo y donde reza la frase "AQUÍ NACIÓ LA PATRIA" pues acá tuvo su primer cuartel Artigas, se dio el primer grito de libertad, acá desembarcaron los 33 Orientales, acá se fundó el primer pueblo de la república (por más que se cuestione).
El Profesor Ricardo Goldaracena en un discurso en la Biblioteca Nacional en la década del 80 no sólo elogió y describió el escudo heráldicamente, sino que sostuvo que los únicos tres escudos realmente realizados con las leyes y normas de la heráldica (arte y disciplina que rige la realización de banderas, escudos, cocardas, escarapelas y blasones) eran a saber: el escudo de Uruguay, el de Montevideo y el de Soriano..."

lunes, 4 de enero de 2010

Y PERDIÓ EL ATHLETIC...



Domingo 3 de enero 2010 - Estadio Son Moix
Mallorca-Athletic Bilbao. Ganó 2-0 Mallorca. Sirva como recuerdo a los vascos del Hogar Español, sobre todo a los dos Víctor: Manrique y Galvete.
Aquí estamos con Enrique García Pombo, mercedario y Jesús, un bilbaíno.

sábado, 2 de enero de 2010

"CARTAS" - "Definición de patria" (relato 18)

DEFINICIÓN DE PATRIA (Tres respuestas)
Me lo contó Carlos cuando viajó a Chile y atravesó la cordillera. Allá en lo alto, en donde los hombres piden papeles de identificación para cruzar una frontera, que es invisible, claro, pero que está ahí.
Los hombres andinos venían caminando con algunas herramientas de trabajo en sus manos. Un tanto indiferentes a la emoción de los viajeros justo pasaban por su lado y cruzaron un saludo. Entonces Carlos se animó a preguntarles de dónde eran.
"De la cordillera", fue la respuesta.
En lo alto y aún en verano, la temperatura baja. Las sensaciones del que cruza la montaña por primera vez son hermosas. Y las interrogantes siguieron: pero, ¿dónde nacieron ustedes?
"En la cordillera", fue la respuesta.
A pocos metros del hecho, otros viajeros seguían haciendo colas y mostrando papeles de identificación. Cruzarían una frontera.
Nuestros viajeros insistieron.
Pero, ¿son ustedes argentinos o chilenos?
Los hombres mantenían la mirada en alto. Hubo unos segundos de pausa para afirmar sin dudas: "Andinos. Somos andinos", fue la respuesta.
Y siguieron, distanciándose, metiéndose en la postal del paisaje.
El viento siguió golpeando con cierta sensación de frío. Alguna nieve se veía allá a lo lejos y la montaña era mágica para la primera vez de un viajero. La cordillera no era sólo naturaleza o paisaje. Después de tres respuestas era un hogar, un lugar, una patria.
Fue por el ´91. Yo creo que fue por marzo.