LA CANCIÓN DEL PARIA

"... y siempre voy vagando... y si algún día siente, mi espíritu, apagarse la fe que lo alumbró, sabré morir de angustia, más, sin doblar la frente, sabré matar mi alma... pero arrastrarla no" (O. Fernández Ríos)

viernes, 15 de mayo de 2009

"CARTAS" - Mensaje de Daniel Caputto

Daniel: "Antes que nada sentí un profundo placer al ver tu libro, significa tantas cosas para tí, que uno como amigo del alma siente como si fuera de uno mismo, además eso que corre por dentro de uno, TE ANIMASTE. Uno se hace muchas ilusiones con esto, por la capacidad que tenés con las palabras, por buscar el sentido en todo lo que ves, por ver la realidad de cada cosa, aunque cueste trabajo saberlo, espero que este libro sea recién el comienzo de varios libros más, que te lleven a realizar lo que uno quiere y disfruta, que mejor satisfacción para un amigo ver que hacés lo que mas te gusta, así que adelante capacidad te sobra, y amigos que te apoyen también como dicen por ahí uno es lo que siembra.
Hace dos días que lo compré, y prácticamente lo leí todo siendo que no me gusta la lectura, me encantó la parte de tu viejo, es fácil escribir sobre la persona que se quiere, lo difícil es poder plasmar en pocas hojas toda la vida de un grande de Soriano, y no lo digo porque sea tu viejo, sino como lo digo siempre es el creador del Escudo de Soriano, el cual es el más lindo de todo el Uruguay, además sabes que aprendí algo de tu viejo, que las cosas no se hacen porque sí, todo tiene que tener un porqué, eso me quedó totalmente grabado a fuego, cuando me dio la explicación del escudo de Soriano. El hombre no lo hizo en dos días, se ve que lo pensó y lo repensó sobre bases sólidas, de lo cual resultó el escudo más sencillo de todos, y justamente hay gente que no se da cuenta que es mas difícil hacer algo sencillo que exprese todo.
Sabes que no sé si te había contado que un día nos encontramos a la afuera de mi Infoshop, con una sonrisa en la boca me dijo que le habías enviado una carta explicándole el aprecio de hijo que tenías por él, creo que ese debe haber sido uno de los días mas felices que le regalo dios.
No quería ser pesado, pero con la lectura de tu libro me hiciste recordar muchas cosas lindas, y lo más importante me pareció esto, aunque la parte de canchita era tal cual, eso parece una ley para todos los que corrimos atrás de la pelota...".